Cómo hacer crepes

Descubre las mejores recetas de crepes

Crepes de avena

Los crepes han sido mi perdición durante muchos años. Podía hacer una tanda de crepes cada semana y comérmelos todos yo sola. Los rellenaba de todo lo que tenía a mano: helado, sirope, nata, frutas... No sé cuando comenzó mi pasión por los crepes, pero se cuando decidí cambiar los crepes normales por los de avena.

La avena es mucho más saludable que el trigo, y tiene muchos más beneficios, por eso estoy intentando sustituir toda la harina de trigo por avena, y los crepes no podían ser menos. Es cierto que el sabor no es el mismo, sobre todo si estás acostumbrado al trigo, pero una vez que lo eliminas por completo, ya no te acuerdas de cómo sabían antes.

Crepes de avena

Cuando fui a París de vacaciones, descubrí todos los tipos de crepes que tienen allí. París es la meca del crepe, y es el paraíso para mi. Los había de todos los sabores posibles, con Nutella, pollo, champiñones, huevos fritos... Y el que más me gustó fue uno de avena con calabaza caramelizada y yogur.

Así que he querido toreros una versión muy parecida a aquel. Los hice el otro día para una fiesta de amigos y triunfaron.

Lista de ingredientes para 8-9 crepes:

  • 2 huevos grandes
  • 1 taza de copos de avena molidos
  • 1 taza de leche de almendras o cualquier otra leche

Indicaciones para hacer la receta:

Paso 1. Tritura los copos de avena con una picadora hasta que tenga la consistencia de la harina (que no queden trozos grandes).

Paso 2. En un bol, mezcla la harina de avena, la leche y los huevos. Puedes hacerlo manualmente batiéndolo bien hasta que todos los ingredientes estén integrados, o batiéndolo con una batidora.

Paso 3. Calienta una sartén de tamaño pequeño (o del tamaño que quieres que tengan los crepes) a fuego medio-alto. Engrasa la sartén con un poco de aceite o mantequilla y espárcelo con un trozo de papel de cocina o un pincel de repostería.

Paso 4. Vierte unas 2 o 3 cucharadas de la masa en la sartén y espárcelo bien por toda la base moviendo la sartén hacia un lado y hacia el otro. Deja que se cocine por un lado durante 1 minuto, o hasta que veas que la superficie se empieza a secar y los bordes se empiecen a poner de color marrón.

Paso 5. Mete una espátula, debajo del crepe y despégalo de la base con cuidado. Con un movimiento rápido, dale la vuelta para que se cocine por el otro lado unos segundos más.

Paso 6. Una vez cuajado el crepe, sácalo con la espátula a un plato. Vuelve a engrasar la base y deja que se caliente antes de añadir otra porción de masa.

Consejos

No apiles los crepes uno encima de otro. Al estar calientes desprenden vapor y se humedecerán. Ponlos separados o coloca una hoja de papel vegetal entre cada uno.

Hay que utilizar el huevo entero, no vale sólo con las claras. Las yemas de huevo son esenciales para obtener la textura elástica de los crepes.

En el caso de hacer crepes dulces, puede añadir stevia, sirope de agave, azúcar o miel para endulzarlo ligeramente. Si va a ser salado, añade una pizca de sal.

Puedes rellenarlo de yogur, mantequilla de cacahuete, crema de avellanas y chocolate, cualquier sirope, helado, frutas, nata montada, jamón y queso, etc.